Como el agua contiene naturalmente cal, el ablandador de agua de resina se encarga de reducir la cantidad de estas sustancias que causan la formación de sarro en diversas superficies. Es bastante sencillo de manejar. La mayoría de los modelos del mercado funcionan por intercambio de iones utilizando la resina. como material de intercambio. Para ello, el agua cruda pasa a través de la resina donde los iones de calcio y magnesio se intercambian por un equivalente de los iones de sodio. De esta manera, el agua dura se transforma en agua consumible y eficiente para la limpieza. Su ropa será más suave y sus platos no dejarán marcas blancas. En resumen, el agua ablandada tiene ventajas considerables, entre ellas una mejor higiene y el ahorro de productos y energía, ya que el agua se calienta más rápido cuando es más blanda.