Contrariamente a lo que se podría pensar, la práctica del ciclismo de montaña también desafía ciertos músculos de la parte superior de nuestro cuerpo. Los bíceps, tríceps y músculos de los brazos están llamados a interactuar cuando el cuerpo se apoya mientras pedalea . La espalda y los músculos abdominales también trabajan mucho cuando se entrena en una bicicleta fija. En este caso, el entrenamiento con pesas sólo se realiza hasta cierto punto y no puede sustituir a los ejercicios dedicados a estas partes del cuerpo.