La ergonomía de un monitor es de suma importancia ya que asegura la comodidad del usuario durante todo el día. Es necesario dar prioridad a un monitor con un máximo de ajustes posibles: altura, inclinación, rotación e incluso un modo de pivote que permite cambiar la pantalla a modo de retrato. Algunos monitores también ofrecen características especiales que pueden resultar útiles, como un soporte magnético que actúa como pisapapeles, un joystick para navegar por los menús de OSD, etc.