Las piscinas elevadas pueden deteriorarse rápidamente sin un mínimo de mantenimiento. Una piscina que no se limpie regularmente puede ser un punto focal para bacterias y hongos . El agua también puede enturbiarse o incluso ponerse verde y cubrirse de algas, convirtiéndose así en un peligro para la salud. Este tipo de piscina requiere una limpieza especial porque a menudo no contiene los accesorios que se encuentran en una piscina sobre el suelo, como difusores automáticos de desinfectante, reguladores de pH, cubiertas de invierno o equipo de filtración.