El verano ha terminado, has puesto tu traje de baño y tu toalla en el armario, ahora todo lo que tienes que hacer es limpiar tu bolsa de playa para poder usarla de nuevo el año que viene. Si ha elegido un modelo impermeable, ármese con una esponja. empapado en agua y jabón ¡Y eso es todo lo que hay! Para los modelos de algodón o lienzo, compruebe de antemano que son resistentes a la máquina y/o a la secadora. Algunas impresiones o flocados pueden no soportar altas temperaturas.